Origen del pueblo de Bercianos

3 mayo, 2011

Iglesia antigua

El nombre original del pueblo es: “Bercianos del Real Camino Francés”, aunque posteriormente perdió el apellido “Francés”. Su nombre hace referencia tanto al “Bierzo” como al “Camino de Santiago” que pasa por la localidad.

El nombre de Bercianos del Real Camino Francés indica la procedencia de los primeros pobladores: una colonia del Bierzo leonés. Los documentos más antiguos que mencionan la existencia de Bercianos del Real Camino, datan del año 950 o antes. Resulta que alrededor del 950, Álvaro Velaz, temeroso del diablo y del juicio final (“diaboli timens et diem iudicii terriblem tremens”) dona al monasterio de Sahagún, en búsqueda de la remisión de sus pecados (“ut merear peccatorum meorum remissio”), la “Villa Mayor” ubicada en Valdejuara (“Val de Iuvara”) que hace colindancia con el Monte Cañizal y el “Valle de Berzianos”.

En otro documento del 963 se hace referencia a una donación otorgada por el presbítero Sisebuto, Abderrahen, Gaquí y otros, en favor de don Fáfila y su mujer doña Palla, de la Villa de Bercianos. Posteriormente, doña Palla ofrece, en remisión de sus pecados y por la salvación de su difunto esposo y padre Fáfila, la Villa de Bercianos al Monasterio de Sahagún.

En sus orígenes, la historia de Bercianos es inseparable de la de Sahagún. La antigua ciudad romana de Camata fue destruida por los musulmanes en el año 833 y Alfonso III mandó construir el antiguo santuario, que se llamó “Sanç Facund”, nombre que fue derivando hasta el de Sahagún y de S.Primitivo. Las peregrinaciones fueron dando importancia y enriqueciendo el lugar hasta su época de florecimiento, ya con el nombre de S. Benito de Sahagún. Alfonso VI, que está enterrado en el citado Monasterio, junto sus respectivas esposas, permitió la reforma cluniacense, y a partir de entonces un enjambre de clérigos y prelados franceses ocuparon la abadía. Su importancia fue aumentando, hasta que en 1.085 los clérigos solicitaron a Alfonso VI el famoso ” Fuero de la villa”, en el que confirmaba el poder absoluto del abad sobre la comarca. La concesión del Fuero dio lugar a un impresionante desarrollo de la abadía, que se vio enriquecida por multitud de monjes y monasterios dependientes de ella.

Anuncios

Domingo tortillero

4 abril, 2011

El “Domingo tortillero”, es una fiesta típica de muchas poblaciones de León, fundamentalmente del sur de León, entre ellas Bercianos. Se celebra un domingo antes del Domingo Ramos.

Se trata de una fiesta campestre en la que se prepara una tortilla entre varios amigos para luego ir a comerla al campo.

Cada chico del pueblo pide a su madre un huevo, una patata y una taza de azúcar. Luego, todos los mozos se juntan en casa de uno de ellos. En esta casa, se hace en común la tortilla con las patatas y los huevos. El azúcar, se fríe en una sartén o cazuela, y se hacen caramelos.

Si hace mal tiempo, se come la tortilla y parte de los caramelos en la misma casa que se ha preparado. Si hace buen tiempo, es mejor ir a comerlo al campo. “El Caserío” o “El monte” son los sitios preferidos por los jóvenes para comer la tortilla.


Hacendera

7 marzo, 2011

Hacendera

Hacendera es otra de las costumbres de Bercianos y otros pueblos que ha caído en desuso. La hacendera, era la realización de trabajos de utilidad general para el pueblo. Estos trabajos se acometían de forma voluntaria y no remunerada por todas las gentes del pueblo. Se hacían por el bien común, ya que el ayuntamiento no podía acometer estos trabajos.

El día que era necesario realizar un trabajo comunal, tocaban las campanas a “hacendera”, un toque diferente de otros, para reunir a toda la gente del pueblo, generalmente en las puertas de las escuelas. De cada casa, debía acudir una persona. Después de debatir el trabajo que era necesario realizar, todos los vecinos se ponían “manos a la obra”.

Los trabajos típicos de hacendera, eran entre otros: arreglar fuentes, fundamentalmente para que los pastores pudieran beber agua, limpiar las cunetas de los caminos, tapar los hoyos de los caminos para hacerlos más transitables. También se limpiaban los charcos para que bebiera agua el ganado, se limpiaba de “berras” y forraje. Para cortar la leña del monte también se hacía por hacendera. También cuando se metió el agua corriente en el pueblo, lo picó una máquina y luego se metieron los tubos por hacendera.

Actualmente, ya no se realizan trabajos comunales por “hacendera”, quizás el último fue el corte de leña en el monte, aunque actualmente, se marca una zona para cada vecino, y cada uno es el encargado de cortar su parte.

Ahora, los trabajos comunales los realiza el ayuntamiento, con fondos propios o con subvenciones de la Junta y del estado.

Para bien, o para mal es una costumbre que ya no está entre nosotros.


Nitos

7 febrero, 2011

Los nitos son un dulce típico de Bercianos que se hace por Carnaval. Los nitos se hacen el Martes de Carnaval. Luego, los chicos del pueblo van por las casas pidiendo los nitos. Las madres daban un plato de nitos a los chicos que llamaban a las puertas para pedirlos.

Según el Diccionario de María Moliner:

nitos (inf.) m. pl. Palabra evasiva con que se designa una comida que no se quiere decir cuál es; más frecuentemente, nitos fritos: “¿Qué hay para comer. -¡Nitos fritos!”.

Es decir, se utiliza cuando no se quiere decir lo que hay para comer.

Pero los nitos existen, es un postre típico de Carnaval en Bercianos. En localidades próximas se hacen rosquillas, orejuelas y otros que se preparan de forma parecida pero no son exactamente lo mismo.

La receta es la siguiente:

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 3 cucharadas de aceite
  • 3 cucharadas de azúcar
  • El zumo de una naranja
  • ½ papeleta de levadura
  • ½ cucharada de bicarbonato
  • ½ vaso pequeño de orujo sin arreglar o de anís.
  • 1 Kg de harina
  • Miel

Preparación:

En una fuente, se baten los huevos. Mientras se baten los huevos, se va añadiendo el aceite poco a poco. Posteriormente, se añade el azúcar y el zumo de naranja. Después se añade a la mezcla la levadura, el bicarbonato y el orujo. Por último, se va añadiendo la harina hasta formar una masa espesa.

En una mesa se rocía un poco de harina para que no se pegue la masa. Echamos la masa sobre la mesa y la extendemos con un rodillo hasta que quede la masa de ½ centímetro de grosor. Se corta la masa en trozos. Se fríen estos trozos en una sartén.

Se colocan en una fuente y se echa abundante miel por encima.



Un Mago en Bercianos

18 enero, 2011

Mago 2010

Estas navidades nos deleitó un mago portugués con sus trucos. No era Juan Tamaríz, ni el gran Houdini, pero todos los asistentes pasaron un rato agradable. La verdad es que el bar de “Cleto” estaba lleno de gente, muchos niños en las primeras filas, pero también personas mayores que se lo pasaron como niños.

Al final de la función, sacó una gran serpiente para que la gente se hiciera fotos con ella. A esta serpiente la tenían más miedo los mayores que los niños, pero no voy a dar nombres.

No tengo muchas fotos buenas del evento, si alguien tiene más, las puede enviar a la dirección:

bercianosrc@bercianosrc.es


El aguinaldo

3 enero, 2011

Aguinaldo

Pedir el aguinaldo“, esta es otra de las costumbres típicas de las fechas navideñas. No es exclusiva de Bercianos, por supuesto, pero sí que estaba muy arraigada en nuestro pueblo, aunque ya casi no se practica.

Cuando éramos pequeños, el día año nuevo por la mañana, pasábamos todos los chicos casa por casa cantando algún villancico y llamando a las puertas para que nos dieran el “aguinaldo” . Este aguinaldo consistía en lo que el dueño de la casa quisiera darnos, generalmente productos navideños, un poco de turrón, unas pastas, mazapán, polvorones, y en el mejor de los casos algunas monedas. Una vez conseguido el aguinaldo en una casa, continuábamos hasta la siguiente.

Además de los niños, los quintos también pedían el aguinaldo. Enganchaban un carro a unas burras e iban pidiendo el aguinaldo por las casas (chorizos, tocino, dulces, …) luego lo comían los quintos y las quintas en una casa vieja por la noche.

Algunas veces se ha pedido el aguinaldo por gente no tan pequeña, a la vuelta de una nochevieja larga. En este caso, conseguir  turrón y polvorones es lo menos importante, lo mejor es pasar un rato agradable, y alargar un poco los festejos navideños.


La chocolatada

6 diciembre, 2010

Chocolatada

La hacíamos el día nochevieja, cuando todavía no teníamos edad para salir de fiesta a Sahagún.

Nos juntábamos todos los chicos del pueblo por un lado, y las chicas por otro. Comprábamos chocolate de hacer, pastas surtidas, melocotón en almíbar, bebidas y todo lo que podíamos comprar con el dinero que habíamos escotado. El chocolate lo hacía alguna de las madres.

Por la noche, después de tomar las uvas en casa, nos juntábamos todos. Normalmente nos juntábamos en una casa vieja de algún familiar, que era poco más que un pajar o cuadra, pero que nos servía de maravilla para ese día.

También solíamos llevar música para acompañarnos en la velada, que solía durar toda la noche. Y así pasábamos la noche, comiendo el chocolate acompañado de las pastas y demás viandas y escuchando música.

Con el tiempo, te vas haciendo mayor, sales de fiesta, y vas dejando “la chocolatada” para las generaciones posteriores.

De todas formas, aunque no con aquel encanto, es algo que se sigue haciendo, ¿Quién no ha tomado chocolate o sopas de ajo después de nochevieja, ya por la mañana?