La Perala

6 septiembre, 2011

Perala

Siempre nos preguntamos: ¿Qué tienen las fiestas de Bercianos del Real Camino que nos producen tanta alegría?.Para los que viven en el pueblo es un “no se qué”, un momento de distracción después de un largo año trabajando. Para los que están lejos, es otro “no se qué”, unas raíces que no quieren olvidar y un buen momento para ver a familiares y amigos que hace tiempo que no ven. Para los de pueblos cercanos, una ocasión de pasar unos días de fiesta y alegría con conocidos y amigos. Para personas de paso y peregrinos, la curiosidad de ver algo diferente y entrañable.

Ese motivo, ese “no se qué” es diferente para cada uno, pero en el fondo, todos queremos lo mismo, que llegue el día y guardar unas pocas vacaciones para disfrutar de las fiestas.

Toda esta alegría, ganas de fiesta y la tradición por la patrona: “La virgen de Perales”, hacen de las fiestas algo muy especial y entrañable.

Por eso, queremos dar las gracias a todos los que han organizado estas fiestas, y organizadores sois todos los que participáis de una forma u otra, desde los que preparan los eventos hasta todas aquellas personas que nos honran con su presencia. Os deseamos a todos unas muy felices fiestas.

Anuncios

El bibliobús

2 agosto, 2011

Bibliobús¿Quién de vosotros recuerda el bibliobús?. Sí, esa biblioteca andante disfrazada de autobús, o autobús disfrazado de bilbioteca, según se mire.Si busco por casa, seguro que aún encuentro el carnét de socio.

Es un servicio muy útil para zonas y pueblos como Bercianos, donde no se dispone de una biblioteca fija, y deslazarse a otra localidad para buscar un libro no siempre es posible, sobre todo para los más pequeños en edad escolar.

Me ha sido grato comprobar que este servicio aún se presta en Bercianos, no sé con qué frecuencia, pero espero que servicios básicos como la cultura no sean olvidados por las instituciones y sigan prestándose independientemente del tamaño de la localidad.


Un santo en Bercianos

5 julio, 2011

Padre SerapioUn pueblo pequeño como Bercianos del Real Camino no tiene muchas personalidades ilustres, pero hoy vamos a hablar de alguien que ofreció toda su vida a los demás. Una persona que por sus hechos debería tener el reconocimiento de “Santo”, y no sólo de palabra, sino que hay un movimiento detrás de su persona para conseguir la beatificación del Padre Serapio, natural de Bercianos del Real Camino.

Algunos datos de su vida:

Padre Serapio Rivero Nicolás ( 14 de Noviembre de 1917 – 24 de Noviembre de 2002)

“Nace el P. Serapio Rivero en Bercianos del Real Camino, León, siendo sus padres, Juan y Victoriana. Ingresa al noviciado en Valladolid en 1933 y realiza su primera profesión en 1934. La guerra civil interrumpe sus estudios eclesiásticos que alternara entre Valladolid y el Real Monasterio de El Escorial donde los culminará en 1941, profesando de votos solemnes el 20 de septiembre de 1941. Es ordenado de sacerdote el 21 de marzo de 1942 en Madrid.

En 1943 el P. Serapio Rivero, “Riverito” para los amigos, que lo éramos todos, había sido destinado a Iquitos, por lo que había recibido el crucifijo de misionero en le Basílica de la Virgen del Pilar, en Zaragoza. Pero al llegar al Perú, es destinado al Seminario que tenían los Agustinos en Chancay

Pasados unos meses le trasladan a la comunidad de Chosica donde vive al servicio de Dios y de su pueblo querido hasta el final de sus días. Su labor pastoral la desarrolla en dos campos: la parroquia y la educación.

Casi treinta años como capellán de las Religiosas Salesianas de Chosica, Vicario Parroquial de nuestras parroquias de San Fernando (Chosica), pero, sobre todo, de Santo Toribio de Mogrovejo, Iglesia principal de la Villa del Sol. A varias generaciones ha bautizado, ha dado la primera comunión, ha casado y ha ayudado a bien morir. Conocía a cada uno de sus parroquianos y se le veía rodeado de personas sencillas. Largos años transcurrió celebrando la misa vespertina, previo rezo del Santo Rosario, confesiones y siempre la homilía diaria: directa, practica y adaptada a tantas gentes humildes que le acompañaban.

Casi toda su vida transcurrió en el aula, patios y capilla del Colegio Santa Rosa de Chosica. Sus fuertes eran los cursor de Religión y Geografía práctica, y sobre todo, la Astronomía. Era un apóstol de la buena Prensa. Las fotocopiadoras y sus operadoras agradecen al P. Rivero por la constancia en difundir el mensaje de Cristo. En los patios repartía revistas, copias de devocionarios y oraciones y estampas.

Siempre rodeado de jóvenes a quienes, mas de una vez, perdonaba el castigo a cambio de una revista “Aguiluchos”, “Misión sin Fronteras”, etc.

Todos intuían en él al hombre recto, al que no se casaba con la doblez ni la mentira, al hombre que se percataba de todo, se sonreía de mucho y rechazaba con firmeza cuanto veía censurable. En su rostro, preocupado, pero alegre con su suerte siempre, es decir, contento con Cristo que lo llamo de pequeño. Seco en el decir, sin florituras, pero con tan sincero cariño y amor apostólico, que nadie puede enfadarse con el. Enamorado de su sacerdocio, loco por la Señora y por un puñado de santos Agustinos e insistentemente pendiente de los Seminaristas de la Provincia Ntra. Sra. De Gracia de Perú.

En el cementerio le aclamaban a viva voz: “Hasta pronto P. Riverito”. Por tres veces se oyó este clamor, y también “el P. Rivero, Santo”. Un religioso agustino, ya de edad, y que ha asistido al entierro de muchos religiosos comentaba: “Nunca he sentido, como ahora, la certeza de que los restos que sepultamos, pertenecen a un santo”.

En Chosica le conocían todos y ahora se encomiendan a el niños y viejos. Era tan evidente que era un hombre de Dios que le están brotando pedigüeños por doquier, para que interceda por ellos ante el Señor. Y parece que no lo esta haciendo tan mal, porque ya se comenta que tiene vara alta para convencer a Dios Padre.

Desde la serenidad y paz de ver todo claro en la diafanidad de Dios, no te olvides de nosotros, P. Riverito.”

Por P. Senén Gonález Martín”, Agustino.

Referencias:


Leyenda de la Laguna

7 junio, 2011

La Laguna de Bercianos, también conocida como “Laguna Grande” tiene su propia historia, o leyenda, según se quiera considerar. Historia sangrienta contada por trovadores. Aquí transcribo el romance proporcionado por Fernando Borlán Rodríguez y cantado por los juglares y trovadores de la época.

ROMANCE DE LA LAGUNA DE BERCIANOS

Esta historia sucedió
en el pueblo de Bercianos.

Juglares y trovadores
del Camino de Santiago
supieron de este suceso
y en sus versos lo cantaron.

Ocurrió hace mucho tiempo,
sucedió hace muchos años
cuando en guerras peleaban
leoneses y castellanos.

De Aragón y de Castilla
trajo tropas Gerinaldo
guerrero cruel y fiero
que por sus reyes mandado
quiso pasar a cuchillo
a los hombres de Bercianos.

Era una noche terrible
de truenos y de relámpagos
que acuchillaban el cielo
con el furor de sus rayos.

Las espadas relucían
entre ensangrentadas manos
dejando un largo sendero
de muerte dolor y llanto.

El viento, lobo furioso,
iba arañando los álamos
y con aullidos terribles
hacía temblar los campos.

Los hombres y las mujeres,
los niños y los ancianos,
inermes y sin defensa
se escapaban aterrados.

Corrían por los caminos
por sendas y descampados.
La noche inclemente y negra
puso en sus ojos un paño
y no sabían por donde
se dirigían sus pasos.

Llegaron a la Laguna
sin saber como llegaron
y por las fauces del agua
pronto fueron devorados.

Allí quedaron sus cuerpos
sepultados en el fango
pero sus almas aun viven
en el vuelo de los pájaros
almas que vagan dolientes
a través de tantos años.

Las tencas velan sus cuerpos,
sus almas los alavancos.
Puso el alba en la mañana
sobre la tierra un sudario
y a los que quedaron vivos
de aquella noche de espanto
la Virgen de los Perales
los protegió con su manto.

Y cuando mueren las aves
heridas por los disparos
se oyen los gritos de aquellos
que en la laguna quedaron
y se liberan las almas
prisioneras tantos años.

La leyenda no se ha muerto
y se sigue recordando,
leyenda de la laguna,
la laguna de Bercianos.

Por: Fernando Borlán Rodríguez (Gallegillos).
16 de Julio de 2004.


Domingo tortillero

4 abril, 2011

El “Domingo tortillero”, es una fiesta típica de muchas poblaciones de León, fundamentalmente del sur de León, entre ellas Bercianos. Se celebra un domingo antes del Domingo Ramos.

Se trata de una fiesta campestre en la que se prepara una tortilla entre varios amigos para luego ir a comerla al campo.

Cada chico del pueblo pide a su madre un huevo, una patata y una taza de azúcar. Luego, todos los mozos se juntan en casa de uno de ellos. En esta casa, se hace en común la tortilla con las patatas y los huevos. El azúcar, se fríe en una sartén o cazuela, y se hacen caramelos.

Si hace mal tiempo, se come la tortilla y parte de los caramelos en la misma casa que se ha preparado. Si hace buen tiempo, es mejor ir a comerlo al campo. “El Caserío” o “El monte” son los sitios preferidos por los jóvenes para comer la tortilla.


Hacendera

7 marzo, 2011

Hacendera

Hacendera es otra de las costumbres de Bercianos y otros pueblos que ha caído en desuso. La hacendera, era la realización de trabajos de utilidad general para el pueblo. Estos trabajos se acometían de forma voluntaria y no remunerada por todas las gentes del pueblo. Se hacían por el bien común, ya que el ayuntamiento no podía acometer estos trabajos.

El día que era necesario realizar un trabajo comunal, tocaban las campanas a “hacendera”, un toque diferente de otros, para reunir a toda la gente del pueblo, generalmente en las puertas de las escuelas. De cada casa, debía acudir una persona. Después de debatir el trabajo que era necesario realizar, todos los vecinos se ponían “manos a la obra”.

Los trabajos típicos de hacendera, eran entre otros: arreglar fuentes, fundamentalmente para que los pastores pudieran beber agua, limpiar las cunetas de los caminos, tapar los hoyos de los caminos para hacerlos más transitables. También se limpiaban los charcos para que bebiera agua el ganado, se limpiaba de “berras” y forraje. Para cortar la leña del monte también se hacía por hacendera. También cuando se metió el agua corriente en el pueblo, lo picó una máquina y luego se metieron los tubos por hacendera.

Actualmente, ya no se realizan trabajos comunales por “hacendera”, quizás el último fue el corte de leña en el monte, aunque actualmente, se marca una zona para cada vecino, y cada uno es el encargado de cortar su parte.

Ahora, los trabajos comunales los realiza el ayuntamiento, con fondos propios o con subvenciones de la Junta y del estado.

Para bien, o para mal es una costumbre que ya no está entre nosotros.


El aguinaldo

3 enero, 2011

Aguinaldo

Pedir el aguinaldo“, esta es otra de las costumbres típicas de las fechas navideñas. No es exclusiva de Bercianos, por supuesto, pero sí que estaba muy arraigada en nuestro pueblo, aunque ya casi no se practica.

Cuando éramos pequeños, el día año nuevo por la mañana, pasábamos todos los chicos casa por casa cantando algún villancico y llamando a las puertas para que nos dieran el “aguinaldo” . Este aguinaldo consistía en lo que el dueño de la casa quisiera darnos, generalmente productos navideños, un poco de turrón, unas pastas, mazapán, polvorones, y en el mejor de los casos algunas monedas. Una vez conseguido el aguinaldo en una casa, continuábamos hasta la siguiente.

Además de los niños, los quintos también pedían el aguinaldo. Enganchaban un carro a unas burras e iban pidiendo el aguinaldo por las casas (chorizos, tocino, dulces, …) luego lo comían los quintos y las quintas en una casa vieja por la noche.

Algunas veces se ha pedido el aguinaldo por gente no tan pequeña, a la vuelta de una nochevieja larga. En este caso, conseguir  turrón y polvorones es lo menos importante, lo mejor es pasar un rato agradable, y alargar un poco los festejos navideños.